Cómo puedo terminar mi sufrimiento?


El sufrimiento no está en la situación, en el hecho, sino en la percepción del hecho. 
Hay una creencia común ahora en el mundo de que podemos transformar una situación cambiándola. Llamada contenido de la situación. Creemos que transformando el contenido seremos felices con la situación. Pero en realidad la situación no tiene nada que ver con tu felicidad o con tu tristeza. Es en la forma que ves la situación – la forma que percibes la situación. 
Muy seguido cuando algo que no esperabas, pasa, que no te gusta o aprecias, la situación ha pasado pero tu aún cargas con la situación dentro de ti. Constantemente te preguntas “¿porqué? ¿Porqué me ha pasado a mí? ¿Qué pude haber hecho diferente?” Y tratas de dar muchas explicaciones del porqué te pasó a ti. 
Mira, el sufrimiento no es causado por la situación misma, pero en la manera que te preguntas por la situación, en tu inhabilidad de aceptar tu situación, y todas las razones que piensas porqué te pasó  a ti. Es imposible en el estado actual del mundo, y con todo el karma, que uno pueda liberarse completamente de todos los problemas. Los problemas estarán ahí, para cualquiera y para todos –seas rico o pobre, educado o ineducado, o de cualquier clase social o lugar. 
Los problemas pueden estar ahí, pero no hay razón para que sufras, por que la situación -–el problema—intrínsicamente no contiene ningún sufrimiento. Cuando alcanzas un nivel de conciencia donde puedes aceptar completamente las situaciones en la vida, viviendo la situación, no importa que situación sea, serás felíz. El Diksha puede ayudarte a alcanzar ese nivel. 
Jesús Cristo sintió gran amor y compasión porque su cerebro estaba conectado diferentemente. El Buda estaba en un estado de inmensa paz y tranquilidad porque su cerebro estaba conectado diferentemente. Si quieres sentir esa paz, si quieres sentir ese amor, es posible cuando los cambios pasan en lo físico, en la materia gris de tu cerebro. Cuando tu cerebro está conectado diferentemente, entonces es posible para ti experimentar ese amor y esa paz. Eso es lo que hace el Diksha. 
Hay mucho que explicar acerca del Diksha porque no es una técnica. Amma y Bhagavan no sólo nos han dado la experiencia de la iluminación, sino que también nos han dado la capacidad de dar ésta experiencia a otros a través del Diksha. Es un acto de Gracia. Cuando el Diksha es dado, hay una transformación neurobiológica que lleva al amor, a la paz, al éxtasis –lo que sea que realmente estés buscando, incluyendo un fin al sufrimiento.  
Iluminación, o como sea que quieras llamar ese estado, no es un proceso psicológico. Es un proceso biológico. Si fuera un proceso psicológico entonces seguramente practicando una técnica sería posible alcanzarla. Cómo no es un proceso psicológico, sería imposible llegar ahí usando una enseñanza o técnica. 
No hay una sola definición de iluminación, pero la manera que entendemos iluminación es la de un estado donde el sufrimiento ha terminado –todo sufrimiento psicológico, y todo sufrimiento existencial. Vives tu vida con no más sentido de aislamiento. Te sientes parte de todo, sientes que todo es parte de ti. Existe la experiencia de conexión, y no te sientes separado de otros. Así que cuando hablamos de iluminación, hablamos de ésta experiencia donde toda la división ha terminado internamente, donde el sentido de existencia separada se ha esfumado. 
Es ésta iluminación, a través del Diksha, que Amma y Bhagavan están tratando de llevar a la gente. Cuando el Diksha es dado, encontrarás lo que sea que has estado buscando.  
de Anandagiri